31 de mar. de 2015

Negociador, pacto entre la comedia y el drama




Una semana más, y tras haber sobrevivido al suplicio fallero, vuelve RduTcB, un blog que, vamos a ver, para ganar el Pulitzer tampoco es, pero al menos es mejor que un puñetazo en los dientes.

Imagino que el gran público conocerá a Borja Cobeaga por ser el coguionista del taquillazo español del año pasado, Ocho apellidos vascos (y que a mí personalmente me estomagó, pero eso es aparte), pero los que llevamos siguiéndole la pista durante años sabemos que es el autor de la recomendabilísima Pagafantas y de la simpática No controles, además de guionista y director del programa Vaya semanita. Así las cosas, esperaba que Negociador se pareciese más a estas tres últimas obras que a la primera. 

Y no. Pero todo bien.





Con el currículum de Cobeaga, y sabiendo que tiene un guion por ahí que se llama Fe de etarras en el que unos ídem alquilan un piso franco y les toca ser presidentes de la comunidad, lo normal sería esperar que Negociador tocase el peliagudo tema de las negociaciones con ETA de verano de 2006 con el tono burlesco que le caracteriza.

Y no. Pero todo bien.

18 de mar. de 2015

El Ministerio del Tiempo: ya era hora

«Let's do the Time Warp again»
The Time Warp, The Rocky Horror Picture Show



Una semana más, y tras haber participado en la recopilación gratuita de poesía miérder Intensitos junto a gente de bien como David Pareja o Ritxi Naval y editado por Jesús Malpartida, vuelve RduTcB, un blog que les cuela autopromoción descarada en un flisflás casi sin que se den cuenta.

Normalmente no suelo ver series. Me da pereza verlas delante del ordenador. No es que me guste comentarlas durante los episodios (más bien al contrario), pero se me hace cuesta arriba ponerme un episodio yo solo. Sin embargo, esta temporada sí que he seguido The Strain (habrá entrada) y Agente Carter (hay entrada), y ahora mismo estoy con Better Call Saul, Fargo y la serie que más enganchado me tiene: El Ministerio del Tiempo, que viene de las teclas del (tristemente fallecido) Pablo Olivares y su hermano Javier.





No es broma: El Ministerio del Tiempo me tiene muy loco. Tanto que, como con todos los programas que me enganchan, paso de poner tuits al respecto porque quiero prestarle toda mi atención al episodio.

¿Cómo? ¿Que no están viendo El Ministerio del Tiempo? Pues dejen que les dé unas cuantas razones (sin spoilers) para seguir el estreno de la temporada.

13 de mar. de 2015

Tortugas Ninja: entretenimiento en caparazón

«Well, I know karate, voodoo too
I'm gonna make myself available to you
I don't need no make up
I've got real scars»
Goin’ Out West, Tom Waits



Una semana más, y tras haber recuperado el ritmo de actualizaciones (al menos de momento), vuelve RduTcB, la última línea de defensa contra los niños rata.

Si hay algo que esté de moda en Hollywood ahora es estar forrado hacer adaptaciones. Y las franquicias. Y los reboots. Y los reboots de franquicias de adaptaciones. Por eso, el lanzamiento de otra versión de las Tortugas Ninja no debería sorprender a nadie. A fin de cuentas, esos quelonios pizzófagos llevan décadas teniendo un éxito constante. Mayor o menor, sí, pero constante. Cómics, películas de imagen real, series de dibujos, series de animación, una recomendabilísima película en 3D…

Así las cosas, la idea de devolver a los reptiles con antifaz a la gran pantalla era lógica, y ¿por qué no iba a ser bien recibida por los amantes de la franquicia? ¿Eh? Ah, claro. Porque esto es internet.






Esto es internet, y si hay algo que abunde en internet son los otherkin los lloricas. «BUJUJÚ, VAN A HACER OTRA PELÍCULA DE LAS TORTUGAS NINJA», se quejaban algunos. «AY, QUE VAN A VIOLAR MI INFANCIA», aullaban otros. «¿ALGUIEN TIENE ENLACES PARA EL ÚLTIMO EPISODIO DE JUEGO DE TRONOS?», pedía un despistado.

Por supuesto, ya sabemos que cuando se hace una nueva versión de algo que nos ha gustado de pequeños, violan nuestra infancia. A fin de cuentas, ¿no es cierto que hacer reinvenciones de cosas evita que podamos volver a gozar del original? ¿Eh? ¿Que no? Vaya. Pues entonces no lo entiendo. ¿Será que la gente es muy quejica? ¡Jaja…! ¡No, hombre, no…! ¿Cómo va a ser eso…?

12 de mar. de 2015

Quesejodan, mano de milenio y gamba

«Nadie ha muerto del todo hasta que mueren las ondulaciones que ha provocado en este mundo: hasta que se para el reloj al que dio cuerda, hasta que fermenta el vino que preparó, hasta que se recoge la cosecha que plantó».
El segador, Terry Pratchett



Ha muerto Terry Pratchett.

Terry Pratchett era el creador de la saga Mundodisco, una obra que combinaba el género fantástico (y últimamente, hasta el steampunk) con la sátira, la mala baba y la reflexión.

Las obras de Pratchett no solo divertían, sino que te hacían pensar entre (y en muchas ocasiones, incluso durante) carcajada y carcajada.




Mi relación con Pratchett viene de largo. Hace más de 10 años, siendo yo un crío de unos 13 o por ahí, vi en una librería Solo tú puedes salvar a la humanidad. Reconocí el nombre porque mi padre tenía las aventuras gráficas del Mundodisco. Le pedí a mi madre que me lo comprase.

Encontré una historia de ciencia ficción de la buena, de la que te hace pensar. Una novela con un mensaje pacifista que llama al respeto, a la tolerancia y al entendimiento entre culturas. A la empatía, a ponerse en el lugar del otro. A darse dos segundos para pensar qué motivos puede tener otro para hacer lo que hace.

Luego cogí Rechicero, este ya del Mundodisco, y no me separé de Pratchett. Hasta hoy, cuando la Muerte («ACOMPÁÑEME, SIR TERRY») no ha podido esperar para llevárselo después de haber sufrido Alzheimer durante unos años.

Terry Pratchett me ha hecho reír, me ha hecho pensar, me ha hecho reflexionar, me ha hecho replantearme muchas cuestiones, me ha hecho leer a Neil Gaiman, me ha hecho hablarles a otras personas de Terry Pratchett, me ha hecho conocer a gente a la que aprecio con la que, en principio, solo tenía en común la afición por el Disco, y mucho más. En resumen: ha hecho que mi vida sea mejor.

Gracias por todo, maestro. La tortuga se mueve.





P.D.: Se ha establecido una web de donaciones para atención a pacientes con Alzheimer en honor del Hombre del Sombrero. Si han disfrutado con su obra y el bolsillo se lo permite, hagan una donación en su memoria. Qué menos.


 

6 de mar. de 2015

Kingsman, servicio secreto: esta peli ya la he visto

«Well, he once killed a man with a guitar string
He's been seen at the table with kings
Well, he once saved a baby from drowning»
Black Wings, Tom Waits



Una semana más, y tras haber recomendado una y mil veces por Twitter El ministerio del tiempo (véanla, cojones, que está la mar de maja), vuelve RduTcB, un blog que viaja en el tiempo a velocidad t, siendo t el avance natural del tiempo. ¿Qué? ¡Aún cuenta…!

Como fan de las películas de James Bond que soy (no lo soy), fan de los canis (no lo soy) y fan de Taron Edgerton (tampoco), le tenía yo muchas ganas a Kingsman: servicio secreto (esto sí es cierto), porque la verdad es que la cosa prometía: Colin Firth en modo educated badass gentleman repartiendo leña como quien reparte fish & chips, un chav (el equivalente británico a los canis españoles) teniéndoselas que ver con un mundo que no es el suyo, espías con artilugios molones, elegancia británica, Mark Strong haciendo de señor calvo, Michael Caine siendo Michael Caine… ¡y hasta un carlino, el equivalente canino de los vloggers!


Colin Firth andando: el leitmotiv de la película.


Además, está dirigida por Matthew Vaughn, y el guion de Jane Goldman y el propio Vaughn adapta el cómic (o «novela gráfica», si tienen el esnobismo subido) de Mark Millar, como ya lo hicieran con Kick-Ass. Así las cosas, y teniendo en cuenta las críticas positivísimas que había tenido por todos lados, estaba claro como las explicaciones de Nolan que la película me iba a flipar, ¿no?

Pues no.

Pero me entretuvo.

Pero no me flipó.

Pero empieza con Money for Nothing.

Pero no me flipó.

28 de feb. de 2015

Agente Carter: la pana la párter



Yo sé que igual les pilla por sorpresa, pero a mí todo lo que sea Marvel me gusta mucho, y lo que se está haciendo con el Universo Marvel Cinematográfico (UMC) me parece espectacular. Por desgracia, no me pasó lo mismo con Agentes de S.H.I.E.L.D., que dejé de ver en el séptimo episodio y que, por lo que me han contado, tengo que retomar porque ha mejorado a niveles inhumanos.

El caso es que cuando se anunció que se iba a hacer la serie Agente Carter, ambientada en 1946 y narrando las aventuras de la protagonista homónima, saltaron todas las alertas. Las alertas buenas, claro, porque a mí me pirra esa ambientación, y la perspectiva de tener una serie que ampliase la historia del UMC era de primera.





La serie está creada por Christopher Markus y Stephen McFeely, artífices de esa maravilla que es Capitán América: el Soldado de Invierno (de la que hablé aquí), y está llevada por Tara Butters, Michele Fazekas, y Chris Dingess, quienes, vamos a reconocerlo, tienen apellidos graciosos.

Si no han visto aún la serie, y como va a haber algunos spoilers, quédense con esto: Agente Carter es una buena serie de espías con una ambientación muy cuidada, una protagonista femenina bien construida (algo tristemente raro) y bien interpretada por Hayley Atwell, y que nos da pistas sobre el desarrollo histórico del UMC.


También sale Howard Stark, y cada vez que lo veía me daban ganas de afeitarme toda la barba menos el bigote. El riesgo de parecer facha me lo impidió cada vez.


Si han visto la serie, sigan leyendo. ¡Que sigan leyendo, les digo, no me obliguen a cogerles de las solapas!