15 ago. 2014

«Guardianes de la Galaxia»: Marvel se saca la chorra

«I'm hooked on a feeling 
I'm high on believing»
Hooked on a Feeling, Blue Swede


Yo soy Groot*.

*Traducción: Una semana (JAJAJAJAJA) más, y tras haber hecho cosas tan inconcebibles que mejor ni se las cuento, vuelve RduTcb, un blog que, igual que la creencia en que la homeopatía funciona, se resiste a morir.

En agosto ha tenido lugar el evento del año, y no me refiero a que usted pillara cacho en la verbena del pueblo, sino al estreno de Guardianes de la Galaxia, la última película de Marvel Studios… y los asiduos ya sabrán que en este blog es auténtica devoción lo que se siente por Marvel Studios. Porque todas las películas Marvel son contingentes, pero las de Marvel Studios son necesarias.




Guardianes de la Galaxia es la película más loquísima hasta la fecha de Marvel Studios. Si El Soldado de Invierno era Marvel dando un puñetazo sobre la mesa, Guardianes es Marvel sacándose la chorra y haciendo el helicóptero mientras grita «VAMOOOOOO VAMOOOOO VÁMONOOOOOOOOO». Sí. Imagínense a Kevin Feige así. En esa tesitura. Con su inseparable gorra. 
Y ahora que ya les he dejado mal cuerpo, vamos con la disección de la cinta, que tiene tela que cortar. Como ya es costumbre, en vez de decir «pos la peli magustao xd k puto krak el mapaxe kmo la lia», analizaré los aspectos que más me han llamado la atención. Hale, venga. Ah, hay spoilers, aviso.

-«Vaya panda de gilipollas»: Decía James Gunn, el director de esta joyita, que «si los Vengadores son los Beatles, los Guardianes de la Galaxia son los Rolling Stones», y vaya si tenía razón. Aquí no tenemos héroes con una brújula moral intachable como el Capi o Thor, sino que contamos con un ladrón, un maníaco asesino, una asesina, un mapache modificado genéticamente con predilección por las armas más grandes que él y una especie de árbol inteligente con la misma capacidad para la ternura que para la destrucción.


«BUA TIO ES K CUANDO NOS JUNTAMOS MIS KOLEGAS I YO LA LIAMOS PARDISIMA XDDDDDD MENUDA PEÑITA BRAVA SOMOS XDXDXD»


El gran descubrimiento de la película es Chris Pratt, que pasó de ser el gorderas graciosete de Parks and Recreation a ser una encarnación cachas del espíritu de Han Solo, mezclado con un toque de nostalgia ochentera (pero sin la pesadez de tu amigo el fan de Los Goonies) y ese punto chulesco que ya es casi imprescindible para todo antihéroe. 

El Star-Lord de Pratt iguala en carisma (y si no, poco le falta) al Tony Stark de Robert Downey Jr., y se le coge cariño enseguida ya desde ese bailecito al ritmo del Come and Get Your Love de Redbone. Es un líder, sí, pero un líder a regañadientes. Un líder porque no queda otra. Un líder que salva la galaxia «porque soy uno de los idiotas que vive en ella».


Y tiene un casco que lo peta seriamente, que tampoco viene nada mal.


El Drax el destructor de Dave Bautista es la gran sorpresa de la película. No porque haga una actuación espectacular (que no es el caso), sino por lo bien que sabe aprovechar sus limitaciones interpretativas. 

Decía Bautista que cuando supo que le habían dado el papel, se apuntó a clases de interpretación porque era consciente de que andaba un poco verde (jejejejeje, VERDE). Así las cosas, creo que prácticamente todos teníamos miedo de que fuera el eslabón más débil del equipo… pero el caso es que su Drax, literal, bruto y despiadado consigue ganarse al espectador, y sus momentos cómicos funcionan a la perfección. Es un acierto haber convertido a Drax en un miembro de una raza que no usa metáforas, y la verdad es que el papel (que Jason Momoa rechazó) le va como anillo al dedo.


«SAY THAT TO MY FACE, NOT ONLINE, FUCKER, AND SEE WHAT HAPPENS!»


La Gamora de Zoe Saldanha es, por desgracia, el miembro menos interesante del equipo, como suele pasar con los contrapuntos serios. Tampoco ayuda que los motivos para traicionar a Thanos estén explicados muy por encima (aunque desarrollados en una precuela en tebeo), claro. El caso es que sí es de agradecer que cuando está en la prisión de Kyln no se dé la típica situación de que los presos quieran violarla (cliché quemadísimo), sino que se la quieran cargar por ser la hija adoptiva de Thanos, lo que la refuerza como personaje y no la relega a la clásica dama en apuros. Sí, así están las cosas: es de agradecer que quieran matar a una mujer en el cine. Ya lo ven ustedes.

Y llegamos, claro, a Mapache Cohet… en fin, el sujeto 89P13, Rocket, y Groot, interpretados por Sean Gunn (en el rodaje) y Bradley Cooper (dándole voz) y Vin Diesel, los dos personajes más raros que Marvel Studios ha llevado a la gran pantalla a día de hoy… al menos hasta el final de Guardianes de la Galaxia, pero no adelantemos acontecimientos.


Rozando peligrosamente la línea del slapstick.


Rocket es… pues eso, un mapache modificado cibernética y genéticamente que habla y empuña armas más grandes que él, con mucha ira y resentimiento acumulados y una mala hostia del cagarse, vamos. Bradley Cooper y James Gunn lo han comparado en varias ocasiones con el Joe Pesci de Uno de los nuestros, y no van desencaminados.

Al haber visto la película (en general muy bien) doblada, no puedo hablarles de la actuación de Cooper, pero por los vídeos promocionales y clips que fueron saliendo, yo me atrevería a decir que lo peta seriamente. Juan Logar Jr., que le da voz en la versión española, hace un trabajo muy bueno también, y abandona esa suavidad a la que nos tiene acostumbrados (por ejemplo, como Mitchell en Modern Family) y le da un tono más rasposo y cabreado que le va perfecto al personaje. Además, la animación es excelente (pueden leer sobre el proceso aquí), y en ningún momento da la sensación de estar viendo a un personaje de dibujos animados, que era uno de los peligros que tenía el bueno de Rocket.


GÑÉ
«Mira, DC, PA' TI».


Groot, por su parte, es un alienígena (de la especie Flora colossus) con apariencia de árbol que solo sabe decir «yo soy Groot», aunque en realidad, y dependiendo del tono, quiere decir una cosa u otra, que normalmente solo pilla Rocket. Un poco como Chewbacca y Han Solo, vaya.

En versión original es Vin Diesel, que ya demostró que es mejor actor de doblaje que de imagen con El gigante de hierro. También ha dado voz al amable mostrenco en seis idiomas más, pero no ha sido así en España, donde Disney convocó un casting abierto para interpretar al personaje. El elegido fue Gonzalo Martín, que había estudiado doblaje… y pese a que yo era un poco escéptico al respecto, he de reconocer que el resultado es más que satisfactorio.

«Uh, pero si solo es decir “yo soy Groot” y ya está», decían algunos. Ya, bueno, precisamente esa es la dificultad: saber transmitir emociones con solo tres palabras. Eso es algo muy jodido. Afortunadamente, en el doblaje español (y estoy convencido de que en la versión original también, claro) se ha conseguido, y no es difícil adivinar lo que quiere decir Groot cada vez que insiste en recordarnos su nombre.


Y además tiene el momento más BONICO de la película, joder.


Uno se encariña enseguida con esta «panda de pringaos», y joder, qué acertado es que acabe la película con ese temazo que es el I Want You Back de los Jackson 5, porque desde luego que queremos que vuelvan… y volverán, en la secuela anunciada antes siquiera del estreno de la película. Según Gunn, «el cartel de “Los Guardianes de la Galaxia volverán” fue cosa de Kevin Feige, que los tiene CUADRAOS», y bien que hizo, porque a día de hoy, la película ya ha recaudado casi el doble de lo que ha costado.


-Los villanos: Uno de los problemas de las películas de Marvel Studios es que los villanos siempre se quedan a medio gas (como pasó con Cráneo Rojo) o directamente son planísimos, como el Malekith de Thor: El mundo oscuro.

En Guardianes de la Galaxia tenemos tres villanos: Ronan el acusador (Lee Pace), Nebula (Karen Gillan, que sí, QUE SALÍA EN DOCTOR WHO, COÑO, QUÉ PESAOS), Korath (el nominado al Oscar Djimon Hounsou) y el malo malísimo (ya no tan) en las sombras, Thanos, al que da voz y captura de movimientos Josh Brolin.

Nebula… pues chico, qué quieres, está desdibujadísima. Sí, se intuye resentimiento hacia Thanos, se deja claro que él la desprecia y prefiere a Gamora, pero poca cosa, ¿eh? Vamos, está ahí, pero no hace demasiado. Esperemos que amplíen la mandanga en la secuela, porque aquí pasa sin pena ni gloria. Digamos que su papel es… NEBULOSO. JUAJAUAJAUAJAUAJAUAUAJA GRONF GRONF LO HAS PILLAO CUÑAO *le descoyunta tres vértebras a cada lector de una palmada en la espalda*

Lo de Ronan da más rabia, porque tiene un diseño cojonudo, Lee Pace impone mucho, es un personaje interesante… pero tampoco se le da mucho que hacer. Es un fanático Kree y… acusa… y… bueno, no sé… se le va la mano con el rímel.


«¡Yo te acuso de no tener ni puta idea de moda!»


En fin, a diferencia de Malekith, Ronan sí consigue dar sensación de amenaza, en parte porque viste de negro (no falla) y porque lleva un martillo más gordo que el Mjolnir, Y CLARO. Desgraciadamente, su plan se limita a «jejejeje, ahora que tengo la Gema del Infinito voy a reventar Xandar, y luego iré a por Thanos, y luego… pues no sé, unas cañas en el bar Starlin o algo».

Korath no deja de ser un sicario sin más, y tampoco hace demasiado. No sé. Ahí está. Sale en tres o cuatro escenas. Lleva lentillas de color azul. Es negro. Guay, supongo.

Thanos es el malo malísimo de final de fase (3, supongo), así que aquí, igual que en Los Vengadores, tampoco hace demasiado, aunque al menos sí podemos decir que hay una ampliación del personaje: si en Los Vengadores lo veíamos levantarse de su trono, aquí lo vemos sentado. Thanos es un tipo polifacético.


Se me está quedando el culo plano ya
Lo de sonreír VILLANOSAMENTE es una constante, eso sí.


La verdad es que Brolin, un tío que prácticamente podría hacer de Thanos sin necesidad de CGI ni hostias, le da mucha enjundia al personaje, y hay ganazas de verlo más allá de las dos apariciones que tiene en la película: la primera abroncando a Ronan, y la segunda abroncándolo también, ¡pero desde un holograma! Al más puro estilo Palpatine en El Imperio contraataca, además. En fin, esperemos que lo veamos un poco más en La era de Ultrón.


-Los secundarios: A Guardianes de la Galaxia hay que reconocerle que tiene un reparto de narices, y unos secundarios de lujo: Glenn Close, Peter Serafinowicz, John C. Reilly, Michael Rooker y Benicio del Toro, además de cameos de Lloyd Kaufman, Nathan Fillion, Rob Zombie y Seth Green. Estos tres últimos solo en voz, eso sí.

Glenn Close, Serafinowicz y C. Reilly forman parte de la Fuerza Nova, que aquí no son tanto una energía cósmica que da superpoderes como un cuerpo de policía galáctica que vela por el orden universal. Esto es algo que ha cabreado a muchos aficionados (cómo no), pero a mí, que francamente, ni soy fan de Nova ni me disgustan los cambios siempre que se hagan bien, pues miren, muy contentos con estos S.H.I.E.L.D. espaciales. Además, ahora que disponen de la Gema de Poder, algo pueden apañar para que cuenten con superpoderes. O no, miren, yo qué sé.

El Yondu de Michael Rooker es un gustazo, la verdad. Un personaje muy de western que sale poco, pero que cuando sale, lo peta seriamente. Un pirata espacial que lidera a los saqueadores junto a su fiel mano derecha Kraglin (Sean Gunn haciendo doblete) y que flecha en ristre es capaz de acabar con un escuadrón de saakarianos él solito. Que sí, que ya sé que en los cómics no se parecía en prácticamente nada, pero que me da igual, copón. Que es una reinvención cojonuda. Que esto no es la Tierra-616, sino la 19999, a ver si les va quedando claro.


«¿Dónde está la Gema del Infinito, aquí o aquí?»


Taneleer Tivan, el Coleccionista, interpretado por un Benicio del Toro ON FIRE que describe su papel como «Liberace en el espacio exterior» ejerce la función de Señor que Lo Explica Todo Muy Bien Explicadito™, y que nos cuenta todo el asunto de las Gemas del Infinito (que aquí de gemas tienen poco, porque ya me dirán ustedes cómo coño encajan el Éter y el Teseracto en el Guantelete del Infinito), el poder que tienen, y por qué sería mejor dejarlas tranquilitas.

Lo cierto es que pese a que tiene un papel corto (apenas tres escenas, si contamos la poscréditos y la primera aparición en la que no se le ve la cara), Del Toro se come el escenario con momentos como cuando le ofrece a Groot pagarle ya por adelantado para poder quedarse su cuerpo cuando muera, o el gestito de «fascinante» que le dedica a la Gema.


 «Estás hecho un roble, ¿eh? ¡JAJAJAJAJAJA! ¡UN ROBLE! ¡Para que luego digan que los Primigenios del universo no tenemos sentido del humor! Ay, si no fuera por estos momentos…»


La escena en la que vemos su museo en Estación Sapiencial (BIEN por Quico Rovira-Beleta, que ha dejado el nombre de los tebeos) es para pausarla y verla fotograma a fotograma, porque entre su colección tenemos un chitauri, un elfo oscuro, a Cosmo, las babosas de Slither, de James Gunn… y a Howard el pato. 

Sí, joder, a Howard el pato, que sale en la vitrina de la esquina superior derecha de la primera vez que le vemos la cara al Coleccionista, y hasta mira a cámara. Y, por supuesto, es el gran protagonista de la escena poscréditos, que James Gunn calificó de «un gustazo» y que metió «porque tampoco nos tomamos muy en serio a nosotros mismos». Que sí, que si no están muy puestos en Marvel, pues imagino que ni fu ni fa, pero para los fans… JODER.


Howard el pato arreándose un buen lingotazo delante del capullo abierto de Adam Warlock. Marvel Studios, lo estás haciendo SUPERBIÉN.


Howard el pato doblado por Seth Green metiéndose con el Coleccionista, interpretado por Benicio del Toro, al que le ha lamido la cara el perro Cosmo. TODO. BIEN. JODER.


-MUSICOTE #1: O Awesome Mix #1, la pedazo de banda sonora escogida por James Gunn con temazos como el Hooked on a Feeling de Blue Swede, el Cherry Bomb de las Runaways (cancionzaca que saca a la MUJER LIBERADA de todo el mundo, incluidos los hombres), el I Want You Back de los Jackson 5 o esa invitación al MENEO ESQUELÉTICO que es el Come and Get Your Love de Redbone… no es de extrañar que se haya colocado en el primer puesto de los discos más vendidos de la lista Billboard.

¿Se acuerdan del uso de las canciones en la (infravalorada) Watchmen? En algunos casos, como el funeral del Comediante con el The Sound of Silence quedaba muy bien, pero en otros, como el follisqueo con el Hallelujah, pues ya tal. Bueno, pues James Gunn las utiliza de forma IM-PE-CA-BLE, y dan ganas de ponerse a bailotear o, como mínimo, a dar golpecitos con el pie al ritmo de la música. Esta entrada se ha escrito íntegramente al ritmo de ese discazo.


MUSICOTE


-El jijijajaísmo: Nunca antes ha funcionado tan bien la comedia en una película de Marvel Studios como en Guardianes de la Galaxia. Reconozcámoslo, muchas veces los gags están forzados (donde más se nota es en Thor: El mundo oscuro), y si bien Los Vengadores y Capitán América: El Soldado de Invierno conseguían mantener el equilibrio, y en Iron Man se pueden disculpar porque son parte íntegra de Tony Stark, a veces llegaban a resultar excesivos, como por ejemplo el puñetazo de Hulk a Thor en plena racha de apalizar la ciudad (todas las noches, con su Mjolnir, apaliza la ciudad) o los Tres Guerreros comportándose como imbéciles al llegar a la Tierra en Thor

Eso no pasa en Guardianes de la Galaxia, donde James Gunn hace que los chistes fluyan de las situaciones y a partir de los personajes. Los gags están supeditados a la historia, y no al revés. Además, se agradece que no abuse del potencial cómico de los «yo soy Groot», y apenas sí habrá unos diez en toda la película, y no todos con efecto cómico. 


«¡JAJAJAJAJA! ¡”YO SOY GROOT”, DICE…! ¡PUTO CRACK…!»


Espero que en el futuro Marvel Studios tire por esta dirección de integrar el humor y usarlo cuando sea necesario en vez de forzarlo, porque es que además es la película más divertida del Universo Marvel Cinematográfico.



En definitiva, Guardianes de la Galaxia es una de las mejores películas de Marvel (anda ahí con Los Vengadores y El Soldado de Invierno, y supone un soplo de aire fresco al expandir toda una nueva vertiente del universo, nunca mejor dicho. Además, con la película de Los Inhumanos en desarrollo (ya hay guion y se busca director), nos hallamos ante los inicios de la faceta cósmica y eso puede ser la rehostia. Respecto a Los Inhumanos, espero que se cumpla el rumor y Vin Diesel sea Rayo Negro para tenerlo en dos papeles: uno en el que solo habla, pero no se le ve, y otro en el que solo sale, pero no habla.

Guardianes de la Galaxia es la película del verano, y la prueba de que un blockbuster no tiene por qué ser una basura si se hace con mimo y amor por los personajes. Una comedia de acción espacial con personajes carismáticos, efectos de primera, un ritmo frenético que no decae en ningún momento (y el prólogo más jodido de todo el UMC) y todo un universo de posibilidades.

Olé tus huevos, Marvel.