6 oct. 2015

«The Flash», un balazo de serie

«AY QUE EL FLASH
COPÓÓÓÓN
ES EL SAVIOUR OF EL UNIVERSE
PERO QUE EL FLASH
REDIÓÓÓÓS
VA A SALVAR A EVERY ONE OF US»
Flash, Queen



Una semana más, y tras haberme enfrentado a una versión malvada de mí mismo a la que no le gustan las croquetas (puto degnerado), vuelve RduTcB, el blog favorito de mi madre. Creo.

No es ningún secreto que al menda le pirran las adaptaciones cinematográficas de Marvel. Las de DC pues ya menos, la verdad. Con los cómics tres cuartos de lo mismo: me vuelve LOCUELO Marvel, pero DC ni fu ni fa (salvo si hablamos de la línea Vertigo), por lo que ni sigo Arrow ni le presté mucha atención a The Flash cuando salió. CRASO ERROR.

Tras la insistencia de varios colegas, conocidos, e incluso un señor que olía así como a vinacho en que viese la serie del velocista escarlata, decidí darle una oportunidad… bueno, a ver, me enteré de que la iban a poner en Antena 3 y pensé «¿por qué no?». Y bien. BIEN. MUY BIEN. DE PUTA MADRE, JODER [zarandea violentamente a una anciana].




The Flash es la mejor serie comiquera que hay. Tal cual. «¿Mejor que Daredevil?», pregunta alguno. Hombre, pues son muy distintas, pero yo las pongo a la par, cada una en su estilo. Les cuento más ahora prácticamente sin spoilers (y los que hay son muy leves), ganapanes.

The Flash es puro tebeo. Puro tebeo, de verdad. Desde el primer capítulo ya van a saco con el uso de los superpoderes, y Flash para UN TORNADO corriendo a toda leche. ¿Se acuerdan de lo que hizo Mercurio en La era de Ultrón? Ya, ya… POCO. Bueno, pues Flash hace más en 20 minutos que el canoso veloz en toda la película. Ah, y Flash sí que es más rápido que una bala. Él sí que se las ha visto venir.

Digo que la serie es puro tebeo porque verla es como leer un cómic. Hay una trama con un villano maestro que se extiende por toda la temporada (lo del Flash Reverso), pero cada episodio expande la mitología presentando nuevos enemigos y conceptos. Joder, que esta temporada ha metido viajes en el tiempo, realidades alternativas, la Fuerza de la Velocidad, guiños a la Liga de la Justicia, y al reputísimo Gorila Grodd. Sí, hay una serie con un gorila telépata. ESTO ESTÁ PASANDO.


¡Qué época para vivir…!


Así las cosas, cualquier lector de tebeos lo gozará cosa bárbara con las desventuras de Barry Allen, apocado forense que se convierte en el superhéroe Flash cuando le alcanza un rayo y le muerde una cobra, y dedica sus poderes a luchar contra el crimen porque es lo que dictan las leyes de la narrativa.

No está solo, claro. Cuenta con la ayuda del doctor Harrison Wells (responsable de la explosión del acelerador de partículas que le da poderes a media Central City), Caitlin Snow y Cisco Ramone, porque ¿qué sería un superhéroe sin su equipo de ayudantes civiles? Pues no sé, Spiderman, por ejemplo, del cual también hay mucho en esta serie, porque las tramas culebronescas e incluso el propio Grant Gustin (que interpreta a Allen) parecen sacados de Peter Parker es… el espectacular Spiderman. ¡Pero lo digo como algo bueno!

El esquema de los episodios no varía mucho, tampoco nos vamos a engañar. Hay algún crimen o pasa algo raruno en Central City y, vaya, hombre, resulta que es cosa de un metahumano. La policía investiga, cuenta con la ayuda de Flash, tras un primer encuentro la cosa sale regular, luego descubren el punto débil del malo maloso, se enfrenta a él, y gana. En el cliffhanger de final del capítulo van dando pistas de qué trama el Flash Reverso, y hale, tirando. Y funciona. Desde luego, funciona mucho mejor que el esquema de The Walking Dead: sale un zombi, lo matan, no pasa nada durante 35 minutos, y en los últimos 5 sucede algo.


Los Faemino y Cansado de los renegados.


Pero claro, si The Flash tiene los defectos de un tebeo (repetición esquemática, personajes arquetípicos), también tiene sus virtudes: villanos pintorescos (y bautizados por Cisco, la voz del público), puñetazos supersónicos, locurotes (¡ir más rápido que una explosión nuclear! ¡Dos personajes que se fusionan! ¡Viajes en el tiempo!), vueltas de tuerca sobre vueltas de tuerca… Una delicia, de verdad. Con decirles que prácticamente arriesga más The Flash que las películas de Marvel Studios… y recordemos que esas películas han metido a un mapache parlante pistolero.


De verdad, insisto: UN GORILA TELÉPATA.


Otra cosa que es de aplaudir fuerte son los guiños que meten los guionistas. Creo que uno de mis comentarios más repetidos sobre The Flash es «NO PUEDE SER ESTA SERIE». ¿Que meten a Wentworth Miller como el Capitán Frío? Pues luego te cascan a Dominic Purcell como Ola de Calor y hale, tenemos a los hermanicos de Prison Break. ¿Que hay una inteligencia artificial del futuro (que la hay)? Pues al hablar de Flash dice que es «miembro fundador de…» antes de que la interrumpan.

¿Que sale Mark Hamill (el mejor Joker) haciendo de Trickster? Pues dicen que hace 20 años ya asoló Central City y sacan imágenes de archivo… ¡de la serie noventera de Flash! Y no solo eso, sale haciendo una risa SOSPECHOSAMENTE similar a la del Joker y diciendo «yo soy tu padre». De verdad, es que NO PUEDE SER ESTA SERIE.


Ojalá una adaptación de los videojuegos Arkham con el propio Hamill como el Joker.


¿Que sale Brandon Routh haciendo de Atom? Pues hace una entrada a lo Iron Man (pero MAL, dándose una hostia) y los personajes dicen «¿es un pájaro? ¿Es un avión?». ¿Que se abre un agujero de gusano en el espacio-tiempo? Pues vaya, ¿se imaginan que se colara algo del otro universo? ¿Se imaginan que fuera…?


De levantarse y aplaudir.


Lo bueno de estos guiños es que además no molestan. Yo no soy muy seguidor de DC, como ya he dicho, así que estoy seguro de que se me han pasado muchísimos que los seguidores acérrimos habrán disfrutado como… como… como gente que disfruta mucho.

Un poco lo mismo pasa con los crossovers con Arrow: si sigues ambas series, lo gozarás más, pero si no, tampoco es que no te enteres. Sencillamente ves personajes nuevos, intuyes por los diálogos quiénes son, y ya está.


«Parece una especie de boomerang… me pregunto si pertenecerá a algún capitán…».


Como ya digo, The Flash es una gozada. Pero una gozada de las grandes, ¿eh? Que he disfrutado la serie tanto como las películas de Marvel Studios, poca broma. De hecho, es tan comiquera que parece que sea de Marvel, mientras que el enfoque realista de Daredevil parece más propio de DC. Es como si se hubieran intercambiado los equipos.

El mismísimo día 6 de octubre tendremos la segunda temporada en pantallas norteamericanas. ¿Y qué trae? Ah, pues nada, solo a Zoom (¿el Flash Reverso de Tierra-2?), Jay Garrick, universos paralelos… LO NORMAL.


Y muestras de HAMOR como esta.


Por si no ha quedado claro todavía, he gozado de The Flash como un chiquillo, y ustedes deberían hacerlo también. Es una serie de esas que uno se pone y se dedica a disfrutar sin más durante los 40 minutos de episodio. Trajes coloridos, velocidades supersónicas, guantazos a Mach-3, viajes temporales, realidades alternativas… ¿Les da eso otra serie? ¿Eh? ¿LES DABA ESO MAD MEN? ¿SE LO DABA BREAKING BAD? [el tío no entiende mucho del mundillo] ¿SE LO DABA THE WIRE? [le inyectan un sedante] ¿SE LO DABgggdssssh…