21 feb. 2016

Deadpool, jocoso subtítulo

«AY QUE EL X GON GIVE IT TO YA
A LA MIERDA EL WAITING A QUE LO CONSIGAS POR TU OWN
EL X TE LO VA A DELIVER TO YA
KNOCK KNOCK ABRE TÚ LA DOOR IT’S REAL
CON EL NON-STOP POP POP Y EL STAINLESS STEEL»




Una semana más, y tras haber dicho «una semana más» cuando debería haber dicho «un mes más», vuelve RduTcB, un blog que actualiza cuando buenamente se puede, oigan, ¿qué pasa, que se creen que no tengo otra cosa que hacer? ¿Que no tengo trabajo? ¿Eh? ¿EH, CABRONES? ¿¡EH…!?

Masacre, creado por Rob «no hace falta dibujar los pies, ¿no?» Liefeld y Fabian Nicieza allá por 1991 (¿se acuerdan de 1991? ¡Los 80…!), se ha vuelto un personaje bastante popular en ciertos círculos ajenos a los cómics gracias a la Magia de Internet™. Que si aparición en memes, que si coñas en foros, que si el (entretenidísimo) videojuego… 

Así pues, la película, donde se lo rebautiza como Deadpool por cuestiones de marketing y unificación de marca, no se ha hecho esperar. Bueno, miento. Sí se ha hecho esperar. No es solo que llevase en desarrollo desde el año 2000, sino que pasó por manos tan dispares como las de David S. Goyer, Robert Rodriguez (sí, sin tilde, como el «solo») y Adam Berg. Finalmente, ha acabado dirigida por Tim Miller y escrita por Rhett Reese y Paul Wernick, guionistas de Bienvenidos a Zombieland.




La campaña de marketing ha sido espectacular. Desde marquesinas que vendían la película como una romántica, pasando por parodias del póster de Linterna Verde, infinitos vídeos promocionales (a cada cual más hilarante), tuits de Ryan Reynolds personalizados para cada país… Ha sido una campaña larga, pero tan estupenda que no ha resultado cansina, ni siquiera pese al INSISTENTE uso del X Gon Give It to Ya para absolutamente TODO. Incluyendo esta entrada. ¿Es parte mi blog de la campaña de marketing? ¿Es esta una entrada patrocinada por Fox? La respuesta, obviamente, es...

NO HOMBRE NO.


CUMBRE.


La campaña prometía que Deadpool iba a ser una revolución del género, una película divertida de principio a fin, una cinta ultrairreverente y CANALLITA que no dejaría títere con cabeza en el género superheroico.

¿Ha cumplido? Pues se lo cuento sin spoilers.


Veamos…


«Dentro crítica».


¿Es Deadpool una película divertida? Sí. Hacía tiempo que no me reía tanto (y tantas veces) en un cine.
¿Es Deadpool la película ultrairreverente y canallita que nos han vendido? No del todo. En realidad peca de tener una estructura bastante convencional y un segundo acto típico y tópico.
¿Es Deadpool una película cuyos mejores momentos de las escenas de acción ya hemos visto en los tráilers? Joder, sí, y es una putada.
¿Es Deadpool un complejo estudio psicológico de los refugiados sirios obligados a huir de su país por una guerra desoladora hacia un futuro incierto en países donde no conocen a nadie y donde se encontrarán con el rechazo y odio de los imbéciles? Sí. No, esperen [consulta los apuntes]... No, no. No es.

Me explico.

Deadpool es bastante más clásica de lo que nos quieren vender. Su historia y estructura básica no distan tanto de las que ya vimos en la desastrosa X-Men orígenes: Lobezno. A saber: soldado (o mercenario) conoce a chica, soldado intenta llevar una vida sentimental relativamente normal con chica, la tragedia asola a soldado, soldado se mete en proyecto militar secreto para salvar el pellejo, proyecto militar putea a soldado, soldado se pasa la película buscando vengarse del responsable.


Al menos en Deadpool no tenemos esto. En serio, QUÉ COJONES.


La historia romántica tampoco es la gran cosa. A Masacre Deadpool y Vanessa les gusta follar. Follan mucho. Follan todo el año. Se hinchan a follar, y no parecen hacerle mucho caso a lo que decía Javier Krahe. Ah, y Vanessa cita El Imperio contraataca una vez. Más profundidad que esa no tiene. Lo sé, lo sé, ¿un personaje femenino unidimensional en Hollywood? ¡Eso nunca se vio!

Las escenas de acción están bien. La de la autopista, que es una versión extendida, pero a la vez recortada de lo que vimos en el metraje filtrado, es bastante cojonuda, sobre todo gracias a esa splash page con la que da comienzo la película y gozamos de los inspirados créditos. El resto, pues bueno, ya tal. No se le saca partido a Coloso, no se le saca partido a Cabeza Nuclear Negasónica Adolescente, Polvo de Ángel está para figurar y, en fin, Ajax Francis no deja de ser otra iteración de Villano Igual Que El Protagonista Pero En Malo™, como Iron Monger (ya, ya) en Iron Man, Chaqueta Amarilla en Ant-Man, Cráneo Rojo en Capitán América: el primer Vengador, etc.


TOCOTÓ
Ahora, que la pelea sea en un helitransporte disimulado me parece maravilloso. Ojo al cartel.


Lo malo es que la mayoría de escenas de acción… no, un momento, todas. Todas las escenas de acción. Todas las escenas de acción ya las hemos visto en el tráiler, con lo que la capacidad de sorpresa se pierde, aunque siguen siendo disfrutables.

Hay que agradecer, eso sí, que pese a ser una historia de orígenes bastante convencional (y necesaria, dado que la génesis de Masacre no es tan conocida como, qué sé yo, la de Spiderman), la estructura al menos nos dé un respiro y empiece in medias res para no tener que tragarnos tres cuartos de hora de Wade Wilson normal antes de ver a Deadpool. Bien es cierto que el segundo acto pega un bajón importante porque de repente todo se vuelve Muy Serio™, pero luego se recupera.

También ayuda a romper con la monotonía que se rompa la cuarta pared tan a menudo. No es solo que Deadpool hable con el público para explicar acontecimientos, es que directamente suelta puñaladas a Fox, al bajo presupuesto, a lo desastrosamente hiladas que están las cronologías de la saga X-Men… Es un aspecto que era muy fácil de jorobar, pero lo han llevado muy bien. Solo chirría que en un momento, Comadreja diga «a lo mejor ese tipo podría favorecer la trama», porque se supone que el único que rompe la cuarta pared es Deadpool, pero en fin, lo pasaremos por alto porque T. J. Miller lo clava en todas y cada una de sus escenas.


¡Y lo bien que se deja coger del cuello…!


De hecho, T. J. Miller es uno de los únicos dos miembros del reparto que destacan. El otro es, claro, Ryan Reynolds, que nació para ser Deadpool. El tío lo clava constantemente, tanto con como sin la máscara. Esta película lo redime de otras castañas que se ha cascado en su carrera. Más gracioso es aún teniendo en cuenta esta viñeta a la que se hace un guiño en la peli.

Porque sí, la peli está cargada de guiños. Desde cierto Bob, hasta un par de cameos no por esperados menos disfrutables, pasando por el hecho de que la pelea final sea en algo muy parecido a un helitransporte (véase el gif calzado más arriba), etcétera.

«¿Y lo de Coloso? ¿Y lo de Coloso qué, eh? ¿¡Y PARA CUÁNDO UN DÍA DE COLOSO…!?», oigo a alguno por ahí [en realidad el tío no oye nada], preguntando ansioso por el soviético cromado. Bueno, pues permítanme que les diga, les voy a decir, pero asegúrense de escuchar lo que les voy a decir, eh, fíjense que lo de Coloso, lo de Coloso, eh, lo de Coloso… está normal. Ni fu ni fa. O sea, está ahí porque alguien tenía que poner el contrapunto serio. Ojo, que ya es mejor que el Coloso de las anteriores películas de X-Men, pero vamos, que… Tres cuartos de lo mismo con Cabeza Nuclear Adolescente Negasónica: aparte de hacer chimponflás un par de veces, poca cosa. El protagonista de la peli de Deadpool es Deadpool, y son los que vecinos los que quieren que el protagonista Deadpool.


¿Que Deadpool es el que más destaca en su película? ¡No…!


Entonces, si tantas pegas le estoy poniendo a la película, ¿significa eso que no me ha gustado? No, joder, sí que me ha gustado. Me ha gustado bastante. Me lo pasé muy bien en el cine, pese a la abundancia de niños rata y metaleros cuñaos (valga la redundancia) entre el público. Me reí varias veces y bien a gusto. No con los chistes de pollas, desde luego (los más celebrados en mi sala), pero sí con las metarreferencias, las coñas a costa de la Fox, y demás. También gocé de la pelea de la autopista, y de las escenas en el bar con Comadreja. Coloso desayunando me sacó una sonrisaza. Disfruté de la escena poscréditos. Me pareció frenética y emocionante la banda sonora de Junkie XL, responsable de musicar (¿esa palabra existe? Word dice que no, la RAE dice que sí, pero con otro significado) la fantástica Mad Max: furia en la carretera.

Lo que digo es que Deadpool no es tan revolucionaria como les ha parecido a algunos. No seré yo quien le niegue los méritos de haber exprimido al máximo su exiguo presupuesto de 58 millones de dólares, que para un proyecto así no es nada. No seré yo quien le niegue que conseguir que una película de estas características lo pete sobremanera en taquilla (más de 300 millones de dólares lleva ya) es todo un logro. No seré yo quien niegue que se lo ha pasado bien viéndola. Pero de ahí a ponerla como «un punto de inflexión para el género» o «la mejor película Marvel de la historia», pues…


«Ahora que tengo vuestra atención, que sepáis que tanto la traducción como el doblaje están de puta madre».


Deadpool no va a marcar un antes y un después. Si acaso, la veo más como una película en plan Kick-Ass, que no revolucionó el género ni mucho menos, pero que ahí queda como una obra distinta que fue a su propio rollo. Deadpool es un poco así. Como ya he dicho, tiene una estructura bastante convencional, pero cuenta con los suficientes elementos diferenciadores como para distinguirse de las demás.

Ahora verán que le casco 4 boinas. En realidad sería más un 7.5/10, pero me reí demasiado viéndola como para ponerle «solo» (insisto, sin tilde) 3.5 boinas. Vamos, a la que es una peli que, aun con sus defectos, hay que querer, como a un hijo tontCAPACITISMO JODER CAPACITISTA DE MIERD[Tumblr lo apalea hasta dejarlo inconsciente]